Durango No. 64 (esq. con Mérida) Consultorio 101, Col. Roma Norte. México, D.F.
Citas por correo: medica.medicci@gmail.com | Tels: 3096 4904, 3096 4905 y 5915 3602

     

 

Enfermedades Ano-Rectales
Fistula Anal
*Este artículo podría contener imágenes altamente gráficas que podrían herir la susceptibilidad de algunas personas. Se recomienda discreción al abrirlas.

FISTULA ANAL

Es una comunicación anormal entre el conducto anal y la piel perianal, es un proceso infeccioso crónico que en su etapa aguda fue un absceso anal.

Las fistulas anales las podemos clasificar en simples y complejas. En las simples se identifican el orificio de entrada y de salida de la fistula anal. En las fistulas complejas son las que presenta una mayor dificultad terapéutica debido a que implican riesgos de recurrencia o desarrollo de incontinencia.

¿Como se forman las fistulas ano-rectales?

El proceso inicial anterior al desarrollo de una fistula anal es un absceso anal, que se forma por la obstrucción de una glándula anal. El drenaje espontaneo o quirúrgico del absceso anal permite la mejoria de las molestias pero no necesariamente la curación del proceso infecciosos en la glándula anal.

Al persistir en forma crónica infectada la glándula anal forma el trayecto fibroso hacia la piel que es finalmente la fistula anal.

¿Quiénes se enferman con Fistula Anal?

Realmente cualquier persona puede ser afectada por una fistula anal, sin embargo es más frecuente en varones entre los 30 y 40 años de edad, con una incidencia de 12.3 por 100000 habitantes.

¿Qué molestias ocasiona?

Generalmente existe el antecedente de un absceso anal aunque no siempre es percibido así por el paciente ya que en algunas ocasiones drenan espontáneamente quitándose casi por completo las molestias.

Los síntomas son la secreción intermitente de material blanco u amarillo en el ano, dolor, comezón anal y sangrado escaso y oscuro.

 

Diagnóstico

La exploración física es fundamental ya que se observa el orificio externo de la fistula anal, el cual es nuestro punto de inicio para determinar que trayecto sigue la fistula y si es una fistula anal simple o compleja.

En caso de que no se pueda determinar el trayecto de la fistula se debe recurrir a estudios de imagen dentro de los cuales el que nos da mayor precisión es el ultrasonido endoanal.

 

Tratamiento

El tratamiento es quirúrgico en todos los casos, no existe medicamentos que puedan curar esta enfermedad.

Es muy frecuente que los pacientes lleguen a la consulta de especialidad tratados con antibióticos los cuales lo único que van a hacer es crear resistencia a gérmenes y enmascarar por unas semanas las molestias para posteriormente seguir con los mismos síntomas.