Durango No. 64 (esq. con Mérida) Consultorio 101, Col. Roma Norte. México, D.F.
Citas por correo: medica.medicci@gmail.com | Tels: 3096 4904, 3096 4905 y 5915 3602

     

 

Enfermedades Ano-Rectales
Rectocele
*Este artículo podría contener imágenes altamente gráficas que podrían herir la susceptibilidad de algunas personas. Se recomienda discreción al abrirlas.

RECTOCELE

¿Qué es?

Rectocele es una herniación del recto hacia la vagina. Se produce por una debilidad o un defecto en el tabique recto vaginal.

Causas

Los rectoceles los podemos dividir en anteriores y posteriores, siendo lo anteriores los más frecuentes.

Los rectoceles anteriores se dividen según lugar donde se localice es así que los rectoceles inferiores y medios que son los más frecuentes se deben a traumatismos obstétricos.

En cambio los defectos superiores generalmente van asociados a prolapso uterino.

El rectocele posterior se debe a esfuerzo excesivo y prolongado en la defecación lo que ocasiona una separación de los músculos elevadores del ano lo que ocasiona una hernia perineal posterior.

Clasificación

  • Rectocele Tipo 1, que implica dificultad crónica para evacuar sin prolapso pélvico orgánico.
  • Rectocele Tipo 2, que consiste en la presencia de prolapso pélvico orgánico.

 

Factores predisponentes

Trabajos de parto prolongados, productos grandes, uso de fórceps, multiparidad, involución climatérica, trabajo físico, bronquitis crónica y sobrepeso.

Síntomas

El rectocele al proyectar la materia fecal hacia la pared vaginal provoca una salida de la evacuación con la consiguiente dificultad para la evacuación y estreñimiento.

Las pacientes con rectocele muchas veces tienen la necesidad de introducir los dedos a la vagina o en la región perineal para facilitar la evacuación.

Otros síntomas importantes son la sensación constante de que algo está ocupando el recto, esfuerzo excesivo para la evacuación, evacuación incompleta, dolor y presiones vaginales, hemorragia, incontinencia urinaria y dispareunia.

 

Diagnóstico

Se debe poner a paciente en posición ginecológica y pedir que puje con lo que es evidente el rectocele.

Es importante realizar una defecografía para determinar la longitud y el tamaño del rectocele, que es de suma importancia para la planeación quirúrgica.

 

Tratamiento

Se determina según los síntomas y el tamaño del defecto de rectocele.

Un defecto pequeño, sintomático, se inicia con medidas higiénico dietéticas, asociada a ejercicios perineales y retroalimentación biológica o biofeedback. En algunos casos se recomienda toxina botulínica.

La cirugía para rectocele está limitada a pacientes con rectocele de 3 cm o más y a paciente con sintomatología importante y consiste en la reparación del defecto y reforzamiento del tabique recto vaginal, de preferencia una plastia anal con levatoroplastia.