Durango No. 64 (esq. con Mérida) Consultorio 101, Col. Roma Norte. México, D.F.
Citas por correo: medica.medicci@gmail.com | Tels: 3096 4904, 3096 4905 y 5915 3602

     

 

Publicaciones
Trombosis Hemorroidal Externa
*Este artículo podría contener imágenes altamente gráficas que podrían herir la susceptibilidad de algunas personas. Se recomienda discreción al abrirlas.

TROMBOSIS HEMORROIDAL EXTERNA

Autor: Dr. Juan Antonio Sanchez Valle

La trombosis a menudo se manifiesta como un malestar agudo y la presencia de una masa dolorosa en el ano.

En pacientes con episodios repetidos de trombosis se debe investigas y tratar el los esfuerzos y el estreñimiento. El aumento de la cantidad de fibra en la dieta y la ingesta de líquidos pueden servir como medida profiláctica.

La trombosis a menudo se encuentra después de levantar objetos pesados, permanecer sentado, un esfuerzo excesivo para defecar, o, por el contrario, la diarrea.

El tratamiento conservador incluye baños de asiento, analgésicos, y suavizantes de heces para aliviar los síntomas. El trombo poco a poco será absorbido a lo largo de varias semanas, el dolor generalmente se alivia después de 2 o 3 días, y la masa se resolverá dentro de los 7 a 10 días.

La extirpación quirúrgica puede realizarse con seguridad como un procedimiento ambulatorio con anestesia local, con una baja recurrencia y complicaciones.

Antes de la intervención quirúrgica, se debe evaluar la extensión de la enfermedad hemorroidal y otros padecimientos anales especialmente la trombosis hemorroidal interna.

La escisión dentro de 48 a 72 horas de aparición de los síntomas a menudo resulta en un alivio rápido de los síntomas.

La escisión se recomienda, especialmente para los pacientes con dolor, o si se producen ulceración o ruptura dentro de las 72 horas del inicio de los síntomas.

Por lo general, se realiza una incisión elíptica en la piel de la trombosis hemorroidal, de preferencia radial hasta el esfínter. El sangrado a menudo acompaña a la incisión y puede ser controlada con la presión o electrocauterio.

La herida puede dejarse abierta o cerrada de primera instancia. En los pacientes con enfermedad hemorroidal severa, el dolor es intenso y se acompaña de ansiedad, en estos casos el procedimiento puede realizarse bajo anestesia general.

El cuidado postoperatorio debe incluir la presión para controlar el sangrado. Este objetivo puede lograrse con un vendaje compresivo, que el paciente no debe quitar hasta que un par de horas después del procedimiento.

Sangrado se observa en ocasiones, especialmente cuando la herida se deja abierta y la adrenalina se utiliza en combinación con la anestesia local. Los baños de asiento, y analgésicos se recomiendan para los primeros 7 a 10 días después del procedimiento.

Las complicaciones son generalmente leves y pueden incluir sangrado que se hace evidente después de que el efecto del anestésico con adrenalina ha desaparecido, o con el paso de heces fecales duras.

Las infecciones locales son poco frecuentes, probablemente debido a la rica red vascular en la zona anal, sin embargo, los antibióticos son prescritos por algunos médicos. Marcas en la piel y cicatrices también puede ocurrir, pero, si lo desea, puede ser dirigida de forma electiva en una fecha posterior.

La mayoría de los pacientes que son tratados en forma conservadora la resolución de los síntomas es más rápida, pero el período de recuperación final es más prolongado, con mayores tasas de recurrencia en comparación con los pacientes que fueron tratados mediante escisión quirúrgica.